viernes, 18 de septiembre de 2009

Vinagre y rosas

Ahora regreso desde el mismo sueño de siempre, con dos cosas seguras y varios puños de incógnitas que quiero compartir como el pan de mi mesa. Me queda claro que hay vinagre y rosas entre las apuestas más seguras y los contratos bien firmados. Quedan las incógnitas. Los por qué y los de acuerdo. Pero siempre vienen las palabras para darnos la luz entre el túnel más oscuro. Tampoco retorno desde el mismo sueño, quizá es un tránsito por un sueño vecino. Pero retorno con los sueños que me han dado el derecho de renunciar a renunciar.