lunes, 12 de enero de 2009

El amor de Hortera

Marlene; rubia oxigenada, mesera de rompe y rasga, uñas pintadas con margaritas y boca de fresa, nació en León de los Aldama, una noche de San Arcadio, justo en la cabañuela de invierno.

Según decía su padre, nació con el corazón frío y las manos calientes. Su madre murió cuando ella cumplió su séptimo aniversario a pesar de haber peregrinado hasta el Tlacote para beber agua milagrosa, pero el cáncer fue implacable. Desde entonces no cree en brujas, ni en limpias, ni en hechiceros. Es atea ortodoxa. Cree en el dinero rápido y fácil. Es directa y dura, sin complicaciones. Lo bueno es lo bueno.

Conoció a Ramón Hortera en una redada nocturna. Apenas tocó sus manos ardientes para cerrar las esposas supo que su suerte estaba echada.  Marlene… y sucumbió a la poesía que robó de un poeta muerto.

tus pupilas caóticas y hurañas

destellan cuando escuchan el suspiro Woman wearing a paper bag over her head

que sale desgarrando las entrañas

y mientras yo agonizo, tú sedienta,

finges un negro y pertinaz vampiro

que de mi sangre ardiente se sustenta

viernes, 9 de enero de 2009

Los versos de Ramón Hortera

Ramón Hortera: Investigador Privado.

Tomado de su libreta de apuntes, donde subraya  al autor coGas main access uidmo Efrén Rebolledo. (Desconocido en las clases de literatura) este poema extraído del la mochila de mezclilla de un poeta asesinado a tiros, antes de echarlo a la fosa común.

El Vampiro

Ruedan tus rizos lóbregos y gruesos

por tus cándidas formas como un río

y esparzo en su raudal, crespo y sombrío,

las rosas encendidas de mis besos.